Tagged as: Salud

DI ADIÓS A LOS KILOS DE LA NAVIDAD. (SIN DIETAS)

¿Qué tal van esos objetivos? ¿Ya están definidos y planificada la estrategia? Pues ya tenéis el 50% hecho. Solo os queda trabajo, constancia y actitud y el resultado está asegurado.

Estamos en el mes de enero, el mes de la cuesta. La cuesta económica después de tantos gastos navideños y la cuesta de enero de la báscula, después de esos kilos de más (2 ó 3 kilos) tras tantas “comilonas” y que cuestan tanto quitarlos. Pues bien, siguiendo una serie de reglas podréis quitároslos de encima.

1 VOLVER AL EJERCICIO FÍSICO. Tanto si lo estabais haciendo antes como si no, la actividad física es uno de los pilares fundamentales para la perdida de peso (entre otros muchos beneficios). Volver al gimnasio, pasear, correr, nadar; todas estas actividades y más son válidas. Sólo tienes que escoger la que más se adapte a ti.

2 NO AL AYUNO. Ahora más que nunca hay que poner en práctica la regla de las 5 comidas. Desayuno, tentempié, comida, merienda y cena. Convirtiendo el desayuno en la comida más importante del día y la cena en una ingesta ligera de alimentos. Tanto el tentempié como la merienda serán nuestros aliados para no llegar hambrientos a las comidas principales.

3 REDUCIR EL CONSUMO DE GRASAS, PAN Y BOLLERÍA INDUSTRIAL. Después de un mes comiendo alimentos ricos en grasas y muy elaborados, es difícil decirles adiós. Pero tendrás que armarte de mucha voluntad y sustituir las grasas por verdura (alcachofas, espárragos, brócoli…), pescado (azul y blanco) y carne (de pollo, pavo o conejo y muy de vez en cuando de ternera). Evitar, por lo tanto, la carne de cerdo o por lo menos las partes que contengan mucha grasa.

Tan importante es elegir la materia prima como saber cocinarlos. Abandona las frituras, rebozados y las salsas ya que no ayudan a la perdida de peso, sino todo lo contrario. Cocina al vapor a la plancha o al horno.

También hay que decir adiós a la bollería industrial o por lo menos reducir su cantidad al máximo posible ya que son alimentos con muchas grasas saturadas y por lo tanto muy calóricas que no ayudan a nuestro objetivo.

4 INCORPORA LA FRUTA A TU DIETA. Al igual que las verduras, la fruta será tu gran aliado ya que ayudan a saciar el hambre entre las comidas principales a parte de otros muchos beneficios ya conocidos.

5 BEBE AGUA. La recomendación está en beber entre dos y tres litros diarios apoyándote si quieres en el té y las infusiones. Bebidas muy diuréticas y por lo tanto recomendables para quitarnos esos kilos de más.

Hay que tener muy presente que teniendo una alimentación variada y adquiriendo a lo largo del tiempo unos buenos hábitos de alimentación lograrás tu objetivo. Las dietas milagro ni existen ni son beneficiosas para nuestro cuerpo. Por lo tanto, no te agobies y si de verdad tienes un problema de peso acude a tu médico y él te dará las instrucciones necesarias.

 

PASOS PARA CONSEGUIR NUESTROS OBJETIVOS EN EL 2018.

Llega el final del año y todos miramos hacia atrás. Unos desean que termine, otros que siga todo igual en lo venidero. A algunos se les ha pasado volando a otros les ha parecido una eternidad. Pero todos tienen algo en común. Todos se marcan uno o varios objetivos al inicio y todos revisan al final si se han logrado o no.

En estas fechas nos hacemos preguntas buscando el por qué de los resultados (sobre todo si no son todo lo satisfactorios que deseábamos). Pero no nos paramos a analizar desde un punto objetivo si las metas marcadas dependían más de la suerte o de terceros que de nosotros mismos o si eran algo inalcanzable. Por eso es muy importante que la lista (mental o escrita) de objetivos marcados pueda ser materializada o plasmada como algo real y no como un pensamiento más que con el paso de los días se desvanece.

PAUTAS O PASOS A SEGUIR PARA CONSEGUIR TU/S OBJETIVO/S

Marcar el objetivo y definirlo. Para ello debemos ser realistas. Conocernos y saber donde estamos y que posibilidades tenemos de conseguirlo. Ya que estamos en un blog donde el deporte es el tema central (aunque hablamos de un estilo de vida), voy a poner un ejemplo claro. No podemos plantearnos el objetivo de correr una maratón dentro de un año si nuestro físico no nos lo permite y si le dedicamos al deporte una hora a la semana. Porque se aleja mucho de nuestra realidad.

Centra y focaliza el objetivo. Lo explico de nuevo con otro ejemplo. Voy hacer este año más deporte. Mal, meta muy dispersa. Pero si centramos un poco más el “tiro” sea más fácil empezar. A partir de 1 enero todas los martes y jueves voy a correr una hora cuando salga de trabajar. Bien, ya tenemos focalizado nuestro objetivo.

Una vez que la meta es clara y concisa hay que elaborar un plan a seguir. No hay que dejar a la suerte que actúe por nosotros o depender de terceros, sino que planificando una estrategia reduciremos al máximo los inconvenientes que se produzcan en el día a día y resultado final estará más cerca.

Revisa tu estrategia durante el camino no solamente al final. No siempre sale todo bien. A veces el objetivo es claro, conciso y realista, pero la estrategia para conseguirlo no está bien definida. Por eso es aconsejable que revisemos cada cierto tiempo si vamos bien o si el objetivo se esta consiguiendo. Y si no es así buscar una nueva estrategia o modificarla.

Por último, trabajo, trabajo y trabajo y actitud. Es el momento de llevar a cabo el plan. Depende de ti que se consiga o no. Hay que ponerse manos a la obra y trabajar. Pero trabajar disfrutando (no sólo al final) durante el camino que nos hemos marcado. La ilusión y la actitud positiva por conseguir el objetivo serán claves para llegar a nuestra meta y poder celebrar, ahora sí que nuestro objetivo se ha conseguido y que ha sido un año magnifico.

Por último, solo desearos un Feliz Año 2018. Seguro que lo será. A por todas.

Di adiós a la depresión otoñal

Termina el verano, el calor (aunque este año no se haya ido del todo) las terrazas, las vacaciones  y la playa dice adiós hasta el año que viene. Pero a la vez que decimos hasta luego a la época estival, recibimos a regañadientes (no todos) al otoño, el frio, los días más cortos y sobre todo la monotonía. Un coctel que algunas personas lo llevan de mejor manera y otros de peor forma: la depresión otoñal.

La monotonía producida por una vida dedicada al trabajo, los hijos (en el caso de que los haya) y la casa hace que muchas personas puedan sufrir un bajón emocional que repercuta en la propia vida diaria. Sentirte como un robot que tiene automatizados y programados los movimientos un día tras otro puede llegar a afectar en la parte emocional y física de una persona. Por esa razón es importante que una vez que llegamos al otoño y al invierno busquemos medidas, soluciones o distracciones que eviten caer en la rutina diaria.

Otra de las causas es la falta de horas de sol que según algunos expertos produce cambios hormonales en las personas que se traduce en una serie de consecuencias:

  • Mal humor
  • Tristeza
  • Irritabilidad
  • Insomnio

Di adiós a la depresión otoñal

Una vía de escape puede ser el deporte. Marcarte un objetivo para mejorar tu aspecto físico o tu salud es una razón más que suficiente para que de paso abandones esa monotonía. Apuntarte al gimnasio puede ser una buena solución, no hace falta que te machaques con las maquinas puedes participar en clases colectivas donde la música es la protagonista. Todo esto además tiene una razón social. Conocer gente nueva fuera de tu entorno más próximo y poder compartir un rato de ejercicio ayuda a mantener la mente despejada de los problemas diarios.

Además de todos es sabido que uno de los beneficios de hacer ejercicio es que tu cuerpo libere una sustancia que se llama endorfina que es la “culpable” de la felicidad y de bien estar emocional. Igualmente mantener una alimentación adecuada ayuda a nuestro principal objetivo, por eso es recomendable comer alimentos ricos en vitamina del grupo B como los higos o los hongos.

Un estudio reciente del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte asegura que 2 de cada 3 españoles (unos 20 millones de personas) no hacen casi ejercicio, más de un millón (70%) en Castilla y León, y 11 millones de españoles, 567.000 de ellos castellanos y leoneses, admiten no practicarlo nunca. Lo más grave es que los niños tampoco se libran ya que 1 de cada 3 padres reconocen que sus hijos no hacen suficiente ejercicio.

Di adiós a la depresión otoñal

Por lo tanto educar a los más jóvenes puede ayudar a que la sociedad cambie los hábitos adquiridos en las últimas décadas y que se conciencien de que el sedentarismo y la monotonía no ayudan ni a la salud física ni mental de las personas.

¿Vosotros que pensáis?